Abogados - Lawyers

Abogados

Buscar

    Consulta de Causas Ecuador


    Consulta de causas, Ingreso de requerimientos, Gestión de Audiencias, Consulta de Sorteos, Citaciones... Consulta de Peritos, Firma Electrónica.

    Nueva Consulta de Causas Judiciales

    Consulta de causas de:

    Provincia
    Carchi
    Imbabura
    Pichincha
    Cotopaxi
    Tungurahua
    Bolívar
    Chimborazo
    Cañar
    Azuay
    Loja
    Sto. Domingo de los Tsachilas
    Sucumbíos
    Napo
    Pastaza
    Orellana
    Morona Santiago
    Zamora Chinchipe
    Esmeraldas
    Manabí
    Guayas
    Los Ríos
    El Oro
    Santa Elena

    Capital
    Tulcán
    Ibarra
    Quito
    Latacunga
    Ambato
    Guaranda
    Riobamba
    Azoguez
    Cuenca
    Loja
    Santo Domingo
    Nueva Loja
    Tena
    Puyo
    Francisco de Orellana
    Macas
    Zamora
    Esmeraldas
    Portoviejo
    Guayaquil
    Babahoyo
    Machala
    Santa Elena


    Para consultar las causas en Ecuador habrá la siguiente dirección web:


    Consulta de Causas Ecuador


    Buscar

    Reglas generales sobre los hijos concebidos en el matrimonio

    La mayoría de estas reglas están más orientadas hacia los hijos concebidos fuera del matrimonio.

    Partiendo desde lo básico el Art. 233 del Código Civil establece la presunción de que el ser que haya nacido 180 días después de celebrado el matrimonio ha sido concebido dentro del mismo y por lo tanto sus padres serán los esposos o cónyuges. Pero esta regla nos puede presentar un inconveniente si es que ese ser nace antes de los 180 días, el hijo podría ser considerado como un hijo extramatrimonial por lo que el padre podría impugnar su paternidad. Esta es una posibilidad que si bien el Código Civil no la plantea expresamente pero, del entendimiento o comprensión de la lectura del Art. 233, nos da a entender que existe esa posibilidad.

    Una de las particularidades que nos plantea nuestra ley es en el sentido de que el padre que quiera impugnar la paternidad de un hijo no puede ampararse únicamente en el hecho de afirmar que su esposa cometió adulterio sino que está obligado a probarlo, algo que hasta antes de la implementación de los exámenes de ADN era bastante complicado de probar.

    En cuanto a los plazos que se plantean en diversos artículos de este capítulo, muchos de estos prácticamente ya no son aplicables debido a la vigencia de nuestra actual Constitución, la misma que elevó al rango de principio constitucional el derecho a la identidad, por lo que la paternidad podría ser impugnada en cualquier momento.

    Como pueden ver varias de estas reglas podrían considerarse inadecuadas debido a que las mismas corresponden a un pensamiento o corriente que estaban acordes con lo que estaba en boga en el siglo XIX, que es la época a la cual corresponde nuestro Código Civil y que dadas las circunstancias que tenemos en el siglo XXI, nos parece necesario que sean actualizadas dichas reglas, conforme a la realidad que se vive hoy en día.

    Capitulaciones matrimoniales

    Estas expresiones se refieren a los convenios que los esposos realizan entre sí, durante, antes o después de celebrarse el matrimonio. Estas convenciones se realizan por escritura pública y se refieren a los bienes, donaciones y concesiones que quieran hacerse el uno al otro en el presente o futuro.

    Pero, ¿qué se debe incluir en las capitulaciones? Sobre éste particular el Art. 152 del Código Civil, nos indica lo siguiente:

    “En las capitulaciones matrimoniales se designarán:

    Los bienes que aportan al matrimonio, con expresión de su valor;
    La enumeración de las deudas de cada uno;
    El ingreso a la sociedad conyugal de ciertos bienes que, conforme a las reglas generales, no ingresarían;
    La determinación, por parte de cualquiera de los esposos o cónyuges, de que permanezcan en su patrimonio separado, ciertos bienes que, conforme a las reglas generales, ingresarían al patrimonio de la sociedad conyugal; y,
    En general, pueden modificarse en las capitulaciones matrimoniales, las reglas sobre la administración de la sociedad conyugal, siempre que no sea en perjuicio de terceros.”

    Aquí es importante hacer referencia a la situación de un menor de edad con respecto a las capitulaciones matrimoniales, para lo cual hay que recordar que éste necesita de autorización de la persona o personas que autorizaron su matrimonio para establecer capitulaciones con su esposa. Igual es el caso de quienes se encuentran bajo curaduría, puesto necesitarán la autorización del curador.

    Finalmente, recordemos que las capitulaciones pueden ser revocadas y modificadas de común acuerdo entre los cónyuges tomando en cuenta que no se afecte a terceros.

    La sociedad conyugal

    Uno de los efectos inmediatos del matrimonio es la formación de la sociedad conyugal; esto significa que todo lo que los esposos adquieran (bienes muebles o inmuebles) durante su matrimonio pasará a formar parte de la sociedad conyugal, siempre y cuando no haya estipulación en contrario a través de una capitulación matrimonial.

    Otra de las particularidades de esta sociedad es que puede llegar a disolverse y liquidarse sin que eso implique la finalización o terminación del matrimonio, esto ocurre por lo general cuando alguno de los cónyuges tiene actividades comerciales de alto riesgo de capital y buscan proteger de alguna manera su patrimonio ante alguna eventualidad que pueda ocurrir con su actividad, pero el matrimonio como tal continúa normalmente.

    La gran mayoría de tratadistas plantean el hecho de que la sociedad conyugal no puede ser considerada como una persona jurídica, sino que más bien se la debe tener como una institución “sui géneris”; en cuanto a su estructura o composición patrimonial la sociedad conyugal está compuesta por un haber y un pasivo.

    En el haber están todos los bienes, ingresos, rentas, salarios, etc., es decir todo aquello que genera ganancias o ingresos para la sociedad en tanto que en el pasivo consta todo lo que son créditos, deudas personales de los cónyuges, pensiones, etc., o sea todo lo que podríamos considerar simplemente como egresos por las obligaciones o compromisos asumidos por la sociedad ya sean estos de carácter permanente o temporal.

    Un detalle que siempre hay que tener presente y que es necesario no olvidarlo es aquel relacionado con que todo aquello que se adquiera a título gratuito no pasa a formar parte de la sociedad conyugal, dentro de esto tenemos todo lo que es donaciones, herencias o legados.

    Respecto a la administración antiguamente era el marido quien tenía la potestad exclusiva de administrar la sociedad conyugal, ya que se consideraba a la mujer casada como relativamente incapaz. Pero actualmente de acuerdo con el Art. 180 del Código Civil la administración corresponde al cónyuge que se designe y que conste como tal en el acta de matrimonio, si no existe esto se presume como administrador al marido, esto no significa que quien cumpla las funciones de administración podrá disponer de los bienes y de las obligaciones de forma libre, ya que siempre tendrá que contar con la anuencia o autorización de su cónyuge.

    Finalmente debo indicarles que entre cónyuges no se hereda sino que tienen derecho a los gananciales de la sociedad, además de que por el hecho del matrimonio no se establece parentesco entre los esposos.

    La unión de hecho

    En un principio la unión estable y monogámica de un hombre y una mujer libres de vínculo matrimonial era considerada como unión de hecho. Con el paso de los años y el desarrollo social, esta definición ha ido cambiando y en algunos casos se ha llegado a eliminar la parte que hace referencia a una unión exclusivamente entre hombre y mujer y se ha dejado abierta la posibilidad de que la relación de parejas del mismo sexo puedan ser tomadas en cuenta dentro de esta definición.

    En el caso de Ecuador la unión de hecho está regulada en el Código Civil a partir del Art. 222 hasta el Art. 232.

    Una de las particularidades de la definición de unión de hecho que consta en nuestro código es que justamente la conceptúa como la unión de un hombre y una mujer, por lo tanto en un principio se puede deducir que solo las parejas heterosexuales pueden acceder a ella.

    Pero como todos conocen, en nuestro medio, la unión de hecho es aplicable tanto a parejas heterosexuales como a parejas del mismo sexo, esto en virtud de lo dispuesto en el Art. 68 de la Constitución el cual prevalece sobre el Art. 222 del Código Civil esto en base al principio establecido en el Art. 425 de la Constitución sobre la estrucutra jerárquica de las leyes.

    Así mismo es necesario tener en cuenta que la unión de hecho es considerada hoy en día como un estado civil, por lo que es obligación del Registro Civil hacer constar este estado en la cédula de identidad. Otro de los aspectos de la unión de hecho es el relacionado con la parte patrimonial ya que, al igual que en el matrimonio, se da lugar a la sociedad de bienes entre la pareja con la diferencia de que aquí no se puede aplicar un régimen de separación de bienes como si se da en el matrimonio.

    La unión de hecho puede darse concluída por: mutuo consentimiento de la pareja, por voluntad de una de los convivientes, por el matrimonio con una tercera y por la muerte de uno de los miembros de la pareja. En cuanto a la terminación por matrimonio debo manifestar, como criterio personal, que la unión de hecho termina también por el matrimonio entre los convivientes ya que al casarse, ellos pasan a otro régimen legal ya que la esencia de la unión de hecho es la ausencia de vínculo matrimonial entre la pareja o con terceros.

    Un dato que hay que tener en cuenta tanto para la unión de hecho como para el matrimonio, es el de que los convivientes o cónyuges no heredan sino que tienen derecho a los gananciales de la sociedad de bienes o de la sociedad conyugal.

    Para finalizar dejaremos establecidas las principales características de la unión de hecho:

    1.- Ausencia de vínculo matrimonial entre los convivientes o con terceras personas.

    2.- Tiene que ser monogámica.

    3.- La convivencia tiene que ser pública, por lo que se excluyen las relaciones o convivencias ocultas o clandestinas.

    4.- Los convivientes tienen que ser mayores de edad.

    5.- Debe ser estable y duradera.

    6.- Puede darse entre parejas del mismo sexo o entre parejas heterosexuales.

    Abogados en Cotopaxi


    Abogados penalistas - Guía telefónica de Abogados en Cotopaxi. Directorio de Abogados en Cotopaxi, numero de contactos de Abogados en la ciudad de Cotopaxi. Consultorio jurídico Cotopaxi Ecuador.

    Firma de Abogados en Cotopaxi – Bufete de Abogados en Cotopaxi Ecuador

    Número Telefónico:
    Razón Social / Nombre del Propietario:
    Dirección:
    Cómo llegar:

    Abogados de divorcio:
    Abogado civil:
    Abogado de transito:
    Abogado de divorcio:
    Abogado penalista:

    Abogados en Cotopaxi

    Encuentre todo acerca de Abogados en Cotopaxi - Listado de Abogados en Cotopaxi

    Abogados servicios profesionales en Cotopaxi - Abogados penalistas Cotopaxi

    Contactos:

    Divorcio de mutuo acuerdo
    Ayuda divorcio
    Abogado para divorcio
    Como tramitar un divorcio
    Documentación para divorcio
    Causales de divorcio

    Abogados de - Abogado de calumnias e injurias, robo, hurto, extorsión, estafa, defraudación, usurpación, amenazas, delitos informáticos, asociación ilícita, privación ilegítima de la libertad, homicidio.


    Buscar

Preguntas frecuentes